domingo, 12 de febrero de 2012

Una bola del espacio cae en Namibia y ningún científico conoce su origen





Deambular por campo abierto y encontrarse con un objeto como este asusta a cualquiera. Parece formar parte de la morada de Luke Skywalker, en el desierto de Tatooine que aparece en Guerra de las Galaxias, pero no: esta esfera es real y nadie conoce su origen.
Esta misteriosa bola metálica apareció en la sabana africana de Namibia hace unas semanas a 750 kilómetros de la capital, Windhoek,  aunque no ha sido hasta ahora cuando lo hemos sabido. Las autoridades locales se quedaron perplejas al ver el cráter de más de 30 centímetros de profundidad  provocado por este objeto que fue encontrado a unos 60 metros de distancia de la marca, según el director de la policía local forense, Paul Ludik. Es de un material sofisticado propio de vehículos espaciales y su diámetro no supera los 35 centímetrosaunque pesa más de seis kilos.
Sea como fuere, ha despertado la curiosidad de toda la comunidad científica internacional. Por lo pronto, una vez encontrada, las autoridades contactaron con la NASA inmediatamente, así como con la Agencia Espacial Europea. Después de varias investigaciones, aún no saben su origen, o no lo han dicho. Eso sí: han descartado que se trate de un artefacto explosivo.
No obstante, hay algo más sorprendente en todo esto: al parecer, no es la primera bola de este tipo que cae en la Tierra; el misterio crece después de que, una vez comenzada la investigación, las autoridades descubrieran que otras muchas esferas metálicas similares habían caído en el sur de África, Australia y Sudamérica durante los últimos 20 años.

LA NOTICIA "INCOMODA"

Tres años después de la rebelión, la alternativa anticrisis de Islandia empieza a dar frutos


Protestas en Islandia
Protesta ciudadana en Reikiavik en marzo de 2010 en contra de la indemnización con dinero público a los clientes del banco Icesave. (Efe)
Ampliar

En enero de 2009 los islandeses, aplastados por el colapso económico, se echaron a la calle y acabaron forzando la caída del gobierno.
El país dejó que sus bancos quebrasen y acordó con el FMI medidas "poco convencionales" que respetaron el estado del bienestar y retrasaron los recortes.
Hoy, sus previsiones de crecimiento triplican las de los países de la eurozona.